La Mediación policial informal es otro ámbito de mediación.
La mediación como proceso esta encauzado para tratar los conflictos que surgen entre las personas, denominadas partes, y hacerlo de un modo no contencioso, es decir, evitando acudir al ámbito judicial o una vez dentro de este, solucionar los problemas de un modo  colaborativo, buscando siempre el slogan “ganar-ganar”.
El mediador es el profesional, neutral e imparcial, que esta presente en todo el proceso y quien guiara y acompañara a las personas, si bien no dará las posibles soluciones al conflicto de la partes, ya que serán estas, las que trabajando conjuntamente deban solucionar sus diferencias.
El proceso no busca únicamente que las personas lleguen a un acuerdo, busca también que la relación futura sea lo mas cordial posible, y esto es especialmente importante cuando las partes conviven en el mismo domicilio o vecindario, han mantenido algún tipo de relación personal o si trabajan juntas. Y todo este proceso es lo que podríamos denominar la mediación formal.
Hay que tener en cuenta que los conflictos son inseparables de la vida en Sociedad, por tanto no hay que ignorarlos, si no por el contrario gestionarlos, esa es la clave para poder afrontar los problemas desde otra perspectiva, como una oportunidad de la cual tenemos que aprender.
Dentro de los colectivos profesionales que tienen contacto directo con los conflictos, están los Agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
Los conflictos a los que se enfrentan los Agentes son diversos y el modo de gestionarlo es vital, y de ahí que tenga gran trascendencia el lenguaje, verbal y no verbal, la escucha activa, la empatia y su uso es primordial para que los agentes puedan ir mas allá de la resolución de la incidencia policial, y de un modo informal puedan gestionar el conflicto con las diversas técnicas o herramientas utilizadas en el proceso formal de mediación, ya que tenemos que tener en cuenta, que conflictos que a priori pueden originarse entre dos personas, finalmente pueden afectar a la colectividad y trascender al ámbito judicial, por lo que el problema-conflicto, en vez de solucionarse puede generar una situación grave en las relaciones que mantienen las partes e involucrar a terceras personas.


La mediación policial es una función perfectamente compatible con las que tienen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, porque la gestión adecuada del problema por parte del Agente, puede suponer, primero, que no se produzca escalada del conflicto; segundo, que el asunto no continúe por la vía judicial, y tercero, evitara que en el futuro las patrullas policiales, vuelvan a ser requeridas por las mismas personas y por un mismo conflicto, realizando una de las labores más importantes, según mi visión, y no adscrita a ninguna estadística, que es la Labor Preventiva, “ trabajar el presente para mejorar el futuro, el de toda la Ciudadanía”.

 Si bien, no quisiera terminar sin mencionar que en España también se practica Mediación Policial Formal,  como es el caso de la Policía Local de Vila-real (Castellón) que realiza la misma desde el año 2004.