compartirPrint this pageEmail this to someoneShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

 

Los días 21,22 y 23 de marzo, tuve ocasión de asistir al III Congreso Iberoamericano de Mediación Policial que se celebraba en Vila-real (Castellón), tras esos días intensos, en los que tuve la suerte de saludar a compañeros/as y también de conocer a tantas otras personas,  tuve tiempo para reflexionar,  recordando  mis comienzos en la Resolución de Conflictos,  entonces, sin tener claro el por qué, creía que la Mediación era un Proceso cerrado e inmóvil. Pues bien, la primera persona que me extrajo de esa confusión fue Ana Criado, cuando tuve la suerte de estar presente en un taller que ella impartió, y donde me di cuenta que cada Persona Mediadora tiene su visión, y con ella su experiencia, y que  además, de todos puedes y debes aprender, sobre todo a ser flexible. Aun situándome en el replanteamiento que me había tocado iniciar, conocí a Ramón Alzate, escuchándole como decía que la resolución de conflictos era un “Organismo”, que crece, se modifica, se adapta, justo las palabras que necesitaba oír para saber que debía cambiar mi visión, y una cosa llevo a la otra, y comencé a interesarme por la Mediación en el ámbito policial, estaba convencido de que la resolución de conflictos podía adaptarse a este ámbito, entonces supe del gran trabajo que Rosa Ana Gallardo estaba realizando en Vila-real y Elena Cobler en Reus, dos Policías Locales que llevaban ya años practicando la Mediación Policial, teniendo la gran suerte de coincidir con ellas en el Congreso de Vila-real.

En este evento, había  Policías Locales, y también profesionales de diferentes ámbitos, e incluso para alguno de ellos, era el primer contacto con la Policía y con la Mediación en este campo.

 

 

Durante los tres días que permanecí en Vila-real,  pude conocer a personas de otros países, las cuales tenían visiones muy particulares sobre los Agentes de Policía, e incluso reconocían que no estaban acostumbradas a compartir espacio, y menos a estar sentados frente a una mesa ocupada por policías. Todo ello nos debe hacer pensar, lo importante que es la celebración de eventos, como el organizado en Vila-real, donde convergieron  ideas, valores, vivencias y experiencias, siendo compartidas entre todos los allí presentes. Reforzando aún más la idea,  de que nos queda mucho camino que construir en la Mediación, y que este debe hacerse metro a metro, y que además  es extensible a todos los ámbitos, y  el policial no puede quedar ajeno a ello.

España ya cuenta con numerosas Unidades de Mediación Policial, a veces con gran esfuerzo por parte de los Agentes que la forman, y el Congreso de Mediación Policial de Vila-real,  fue un espacio donde los propios Agentes pudieron intercambiar ideas, actuaciones y también hablar de los obstáculos encontrados, y como no, donde también consiguieron  hacerse con las fuerzas y apoyos suficientes  para seguir trabajando.

Para cerrar, y como reflexión, reproduzco el contenido de una diapositiva que me gusta proyectar en mis talleres: “CAMBIAR DE PERSPECTIVA, ABRIR NUESTRAS PROPIAS MENTES, ELIMINAR LIMITES, BUSCAR EL FUTURO, DESPEJAR NUESTRAS PROPIAS DUDAS”, quizás así avancemos en la Mediación Policial, rompiendo los estereotipos¡

compartirPrint this pageEmail this to someoneShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr