Mediación policial, otra gran desconocida

compartirPrint this pageEmail this to someoneShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

A día de hoy desearía que el título  fuese otro, pero tenemos que ser realistas y reconocer que la Mediación aun no es de conocimiento general y por tanto tampoco lo es su aplicación, aun estamos en esa larga y tortuosa labor de divulgación, la cual  parece no tener fin.

Cada una de las personas que por una razón u otra tenemos relación directa con la mediación, intentamos darla a conocer en nuestros entornos más inmediatos, para que ante un conflicto, la respuesta sistemática no sea la contenciosa, si no que pensemos de un modo más global en otras opciones, porque ese pensamiento, a la larga, también será beneficioso para nosotros.

Los obstáculos que se presentan en esa difusión pueden ser diversos, pero si de lo que se trata es de dar a conocer la mediación en el ámbito policial, esos obstáculos se multiplican exponencialmente, simplemente con el hecho de escuchar en que ámbito se pretende aplicar,  viene a la mente el policía uniformado, con cara de pocos amigos y en algunos casos con cierta aversión. Así es, aunque  este no es el contexto para buscar las razones del porque de esa imagen , la figura del Agente de Policía, indistintamente del Cuerpo al que pertenezca, se relaciona directamente con una de sus funciones, que es la represión de algunas acciones. Según el Diccionario de la Lengua Española, represión es la acción y efecto de reprimir, pero al oír esta expresión directamente la  relacionamos con actos de violencia por parte de esos agentes.

Por tanto, cuando hablamos de mediación policial pudiera pensarse que estamos refiriéndonos a dos campos y actividades totalmente enfrentadas, primero, por la idea referida y segundo porque esos agentes visten de uniforme, portan armas, etc, y sumado todo ello , puede significar ir en contra de los propios principios de la mediación.

Pero no hemos de olvidar que si hay personas que están en relación constante con los conflictos, esas son los agentes de policía, quienes conviven de un modo cotidiano con los resultados de esos conflictos y observan la repercusión de los mismos sobre la ciudadanía y por ende sobre la Comunidad.

Es lógico y necesario,  que el concepto de Policía tenga que variar, tanto por parte de la Sociedad como de los propios Cuerpos policiales, incluyendo a los hombres y mujeres que los integran. Aunque obvio, debemos recordar que el Agente de Policía no nace, se hace, y que además proviene de la Sociedad, esa  a la que tiene que servir en el amplio sentido de la palabra. Desde luego intentar implantar la mediación en este ámbito no es fácil, porque partimos de determinadas premisas como son,  el recurrir a la Policía para que esta resuelva nuestras incidencias, problemas, conflictos y esperamos que así sea, por otro lado, el propio Agente está habituado a dar instrucciones, indicaciones, recomendaciones y resolver o al menos intentarlo, por  ello, el trabajo que ha de realizarse para conseguir que la Mediación también alcance este campo, es duro y difícil, y hay personas que estamos convencidas de que la actividad policial es un escenario donde seria conveniente y beneficioso aplicar técnicas y herramientas relacionadas con la mediación, e incluso el propio proceso.

En esta línea hay experiencias en la Policía Local de grandes ciudades como Valencia y Madrid. De igual modo, debemos  hacer referencia a la Unidad de Mediación y Resolución de Conflictos (UMIRC) de la Guardia Urbana de Reus (Tarragona), impulsada por Elena Cobler Martínez, Agente de la Guardia Urbana quien continúa actualmente en la Unidad y no podemos finalizar sin mencionar a la Unidad de Mediación Policial de la Policía Local (UMEPOL) de Vila-real (Castellón) que comenzó a funcionar en el año 2004, dirigida  por la Inspectora Rosa Ana Gallardo Campos. El modelo de esta Unidad ha sido  utilizado por otras Policías Locales y exportado a otros países.

Como novedad, hemos de referir la reciente inclusión del título de especialista/experto en mediación policial en la formación permanente de la UNED  y hace pocas fechas, la creación de la Cátedra de Mediación Policial por parte de la Universidad Jaume I de Castellón, dirigida por la Profesora Carmen Lázaro Guillamón, con la colaboración de Rosa Ana Gallardo,  iniciativas todas ellas que suponen una apuesta por la mediación en este campo tan específico y a la vez tan complicado.

 

compartirPrint this pageEmail this to someoneShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

2 Comments

  1. Saludos quisiera mas informacion sobre programa policia mediador
    Desde Ecuador

    Atte,

    Ab. Marlon Munoz Izurieta

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Si continúa navegando se considera que acepta su uso. Más información.