ad cordis ha nacido en la web para que con un simple “clic”, cualquiera pueda acceder a la justiciaonline.

Puede que nunca se haya planteado las ventajas que proporcionan las tecnologías de la información antes de ir a juicio

Que es factible acercar posiciones, facilitar acuerdos y resolver disputas desde casa usando la web.

Puede que se lo ha llegado a plantear pero todavía lo vea con recelo y como algo ajeno.

Que no le convenza eso de recurrir a los avances tecnológicos a la hora de resolver un litigio con plenas garantías legales fuera de los tribunales ordinarios.

Y puede que crea, que las tecnologías de la información, son poco más que una molesta realidad incomprensible.

JUSTICIA ¿”online”?.. ¡¡¡Por favor!!!

Ahora, con ad cordis, tiene a su alcance la ODR, una experiencia a golpe de “clic”.

Haga la prueba.

Sin moverse de casa.

Sin ceder sus decisiones en manos ajenas y sin renunciar a priori a desempeñar el papel que le corresponde.

Con nuestro equipo, puede encontrar la mejor solución a su caso.

“Online”. O mejor dicho, y para que se entienda en español: en línea”. 

Y en minúscula.

Porque la justicia no consiste en grandes y pomposas declaraciones por bien que puedan sonar a los oídos.

Si no en hallar soluciones prácticas y eficaces que nos faciliten seguir conviviendo.

Nosotros creemos que tiene derecho a disfrutar de las tecnologías para facilitarle el arreglo voluntario de controversias con rapidez, profesionalidad y sencillez.

Y decidimos que ese iba a ser el reto profesional del equipo ad cordis. 

Haga click aquí para contarnos su caso y le contestaremos sin compromiso.

 

 

Porque gracias a la web se ha formado este equipo, ninguno de cuyos miembros se conocían antes y ahora colaboran unidos.

Nuestro equipo se llama ad cordisnombre que remite al acuerdo desde el principio y además suena musical, porque se asocia con la palabra “acordes”.

Esa asociación de ideas y palabras, nos pareció una coincidencia tan fascinante como la que permitió unir a este equipo a través de las redes sociales.

Y nos hizo gracia cuando observamos que aparecía en “google”

Parecía como si también “google” colaborase para perfilar mejor nuestra misión:

Transmitir cierta dosis de armonía y concordia en las relaciones humanas, tan necesaria en estos tiempos, como la música lo ha sido siempre.

¿Algo poco tecnológico, verdad?

En su día descubrimos que en su origen, ad cordis es una expresión de raíz latina que transmite dinamismo.

Que evoca la capacidad para alcanzar el acuerdo de voluntades a través de la efusión de los corazones.

De esa raíz surge en español “acuerdo” y no está muy lejos “concordia”.

Quizá por eso del latín, nos sonaba cálida y tradicional.

Nos tentaba la energía que nos transmitía.

Y pensamos cómo convertir ad cordis en un acrónimo que nos pusiera en relación directa con el mundo de las tecnologías de la información

Con un poco de imaginación, se nos ocurrió que ad cordis significaría: “Alternativas de cooperación “online” para la resolución de disputas”.

Y aquí nos tiene ahora.

Dispuestos a ser fieles a un nombre que no es una ocurrencia sino una declaración de intenciones.

Con entusiasmo y audacia hemos configurado una entidad de resolución alternativa de litigios en línea.

Y siguiendo nuestra vocación, logramos convertirnos en proveedores de RDL para la plataforma transnacional youstice en España.

Gracias a ello, en el ámbito del comercio electrónico, resolvemos online reclamaciones derivadas de las quejas de los consumidores.

Ha sido un primer paso.

No se pierda los que van a seguirle.

Se los vamos a contar aquí, en justiciaonline.

Porque justiciaonline es también el nombre de nuestro blog.

Gracias a justiciaonline usted también se incorporará a nuestra comunidad y participará con nosotros de esta aventura.

Con usted valdrá más la pena.

Siga justiciaonline y será testigo antes de lo que cree, de cómo las alternativas tecnológicas de resolución de conflictos en línea por medios extrajudiciales pasan a formar parte de nuestra tradición (tanto o incluso más que el latín).

Podrá experimentar en primera persona y desde el dispositivo que elija que es posible hacer las cosas de otro modo, que empieza a resultar recomendable hacerlo y que despreciar esa nueva vía es ya una temeridad manifiesta.

Va a ser partícipe de una evolución y un cambio de mentalidad.

Y puede estar seguro de que por muy tecnológico que resulte todo, en nuestro blog  siempre vamos a informarle desde el corazón.

¡Bienvenido a justiciaonline!

¡Bienvenido a su justicia en línea!

Para dejar una consulta en la plataforma lexdir haga clic abajo

book adcordis.CDR PROMOVEMOS LA CONCORDIA